Marcha por El Clima - 2 de diciembre

En el Día Mundial del Medio Ambiente, la Mesa del Clima de Granada quiere alertar sobre la urgencia de actuar para frenar este fenómeno, cuya temperatura máxima, según la pasada Conferencia de París, no debería superar el intervalo de 1,5 – 2ºC de aumento. Datos que contrastan con algunas medidas recientes que sitúan el pasado mes de abril como el más cálido desde que se conocen registros, algo que ya venía ocurriendo con los meses anteriores, o con la subida de 2º C que parece ya afectar a los países del Hemisferio Norte.

Las ciudades tienen un papel muy importante que cumplir (puesto que son responsables de la emisión del 10% de los gases de efecto invernadero) ante un fenómeno que hará mas difícil la vida a sus habitantes, agravando enfermedades en los enfermos crónicos y aumentando las tasas de mortalidad cuando coincidan altos niveles de contaminación y calor. Entre las medidas que han resultado más eficaces proponemos:

  • Rehabilitación y eficiencia energética en las estructuras e interiores de las viviendas.
  • Programas de movilidad sostenible que prime el transporte público no contaminante.
  • Dietas bajas en carne, que para los comedores escolares incluyan los productos de proximidad y temporada.
  • Fomento del reciclaje, con adecuadas infraestructuras y trasparencia en su gestión.
  • Campañas de consumo responsable entre los ciudadanos, dado que todo producto, además de las materias primas empleadas, ha consumido agua y energía.
  • Fomento de las energías renovables, especialmente la fotovoltaica, incentivando su instalación en edificios públicos y privados, especialmente en hostelería y otros establecimientos turísticos, donde las buenas prácticas ambientales deben ser reconocidas.
  • Programas de educación ambiental dirigidos a los ciudadanos, en los que se aúnen los valores, la protección de la salud y el ahorro, y que promueva prácticas responsables en relación al uso de la climatización, funcionamiento de electrodomésticos, consumo de agua, etc.

Sin una presencia firme y decidida de la sociedad civil, las políticas ambientales quedarán siempre incompletas. Por ello, la Mesa del Clima trabajará tanto con los grupos municipales como con la ciudadanía, en aras de reducir los niveles urbanos de contaminación atmosférica, lo que constituye uno de los problemas ambientales más serios de Granada, y a su través reducir la emisión de gases invernadero, que están actuando de manera exponencial sobre el cambio climático, y cuyas preocupantes consecuencias se están dejando sentir ya sobre la población, especialmente sobre los grupos más desfavorecidos.

Compartir